top of page
Hato [’a.to]

2018

Instalación

Medidas variables

El pilar central, de 3.6 metros de altura y hecho de tierra comprimida, se integraba armoniosamente con las columnas que lo sostenían en la galería. Aunque a distancia parecía otro material, al acercarse el público quedaba impresionado al descubrir su composición en tierra. El objetivo era destacar y valorar un material habitualmente pasado por alto.

Además, dos piezas de olor se encontraban en lados opuestos de la galería. Cada una consistía en bandejas de acero inoxidable con tierra y abono, sobre unas estructuras de MDF. Un sistema de rociado constante mantenía la tierra húmeda, mientras paneles de calor la mantenían cálida, generando así el aroma característico de la tierra mojada durante la lluvia. Este olor específico del campo, menos frecuente en entornos urbanos, evocaba los paisajes de la llanura donde crecí. En conjunto, las piezas de la sala no solo destacaban por su materialidad, sino que también honraban mi lugar de origen.

bottom of page